lunes, 1 de enero de 2018

Oscuridad



Como siempre, he preparado un escrito para fin de año, esta vez una poesía. Siempre intento en estos escritos manifestar lo que he aprendido a lo largo del año y hacer uso de los recursos que he obtenido y pulido para ayudarme a expresar lo que pienso y lo que siento. Todos tenemos una parte de luz y oscuridad, y este poema lo titularía Oscuridad.

También quería aprovechar para comentar que me he unido a la Tertulia Poética Desván, un grupo poético de Torrejón que se reúne una vez al mes para leer poesía y organizar diversos eventos literarios. Este fue el poema con el que me presenté en dicho grupo:


¿Cómo sería vivir sin sentimientos?
¿Si fuera todo nada de dentro?

Buscando llenar mi vacío con conocimiento
lo que no es sino sinónimo de desconocerse por dentro
sin ánimo de animosidad
ser desconocido para tus amigos
es como ser anónimo para tu identidad
el miedo me dio la valentía para estar solo
no puedo abandonar a mi soledad
pues sola se quedaría
Leer me ha hecho aprender
que casi todo lo que sabemos es mentira
quizás lo que sepa
es todo lo que no he aprendido

¡Cuando su lengua a mi lengua abocaba a su boca...!
Hoy me desarropa recordar su desnudo sobre el mío,
mas no olvido, cuando recuerdo con precisión penosa
que siempre recuerdo lo que nunca he tenido

Vivir la vida
con sinceridad homicida
es como mirar una estrella fugaz
pues deseas que algo se haga real
sabiendo que es mentira

Aprendí que al ser débil se aprovecharían

Yo quería dar luz
pero en la oscuridad me siento protegido
yo quería dar calor
pero los golpes me hicieron ser frío
y para no variar, desvarío

Escribir para perdurar
es hacerse eterno al morir
es fenecer al alumbrar
es llamar al corazón cicatriz

Dicen que el tiempo es un invento de la mente
¡Pues vaya invento más injusto!
Mirando al cielo pensando que en un futuro voy a verte
Inventar una mentira sobre otra mentira de modo complaciente

Así es como construimos el mundo
Como esta "democracia", edificada en la ineficacia
Agiten sus banderitas después del punto.
La soberanía del pueblo solo es un discurso

Y vuelve a decapitarse el sistema del capital
cíclico ciclón que al capitular recapitula
con la falsa premisa de que la voluntad individual lo autorregula
Quién actúa en desconocimiento no actúa en libertad

Eso somos: ignorantes ignorados
ahogados por nuestra tierra, por valores devaluados
pues la existencia de fronteras nos destierra de la igualdad
La casa de los horrores
comienza cuando tu posición la marcan tu religión, etnia o nación
y no tu esfuerzo ni tus valores

En el fondo busco aliados fuera del cuaderno
con la torpeza del que empieza a escribir con la otra mano
Pues el mayor de los conflictos sigue siendo interno
Y cuando llega el momento me siento de palabras desarmado

Desarmado y desalmado, pues en un suspiro se me escapa
Cuándo el alma es amor... ¿Sabes tú a dónde va?
El silencio no me suena a desconocido
algo he oído de su canto,
quizás sólo era el reflejo de mi llanto
quizás, sólo quizás...

Así es todo de relativo
Todos mis versos anteriores
en algún momento de mi vida los hubiera contradicho

El alma es una exclamación, el corazón un interrogante
La vida es una exhalación como para dudar si se hace tarde
¿Y quién sabe qué es la nada, quién sabe qué es el ocaso?
¡Si por si acaso hasta la Luna ha salido esta mañana...!

No entendemos que nuestro azar es una baraja de cartas marcadas,
No por Dios o el destino, ni por microscópicas partículas que salen a bailar
Es por nuestra ceguera
Si cerramos los ojos al besar, al soñar, al llorar
¿Cómo vamos a entender lo que nos hunde y nos eleva?

El ser humano, paradigma de la evolución
Y aún no ha salido de su cueva
Llegué a creer en tan pocas cosas, que mi existencialismo se recrea
Y para cerrar con el comienzo, comparto mi pensar
justo antes de pulsar enviar:
dentro de nada, todo fuera


Feliz año. ¡Nos leemos! ;-)

domingo, 3 de septiembre de 2017

Vientos de cambio


Aquel día, mirando las nubes, pensé que eran como un reflejo de la vida. Ahí estaban, plasmadas en el cielo, estáticas, como si siempre hubieran sido el dibujo del firmamento. Sin embargo, puede que te gires y ya no estén ahí, hayan desaparecido, como si nunca hubieran existido, o hayan cambiado de posición, incluso de forma. Así pasa con la vida: cambian las circunstancias y las personas; van y vienen, se transforman. Y cuando algo cambia, ya nunca volverá a ser exactamente lo que fue.


El ser humano tiende a ser reticente al cambio. Y la incertidumbre genera desazón. Las decisiones se vuelven más difíciles y pueden tener consecuencias irreversibles. Puede resultar tentador aferrarse a la ausencia de movimiento con la esperanza (vana) de que las circunstancias en la vida se mantengan tal y como están. Los vientos de cambio siempre están soplando, aunque no siempre se perciban. Durante las primeras fases de la vida la sensación es de continuidad, al menos todo fluye dentro de un cauce definido. Pero al crecer y al exponerse paulatinamente a la vida adulta, uno se da cuenta de que vivía en un cauce marcado, las circunstancias eran las aguas de un río que finalmente van a dar al mar y se abre un mar de posibilidades. Entiendes que hay caminos que sólo puedes recorrer solo y a la vez te das cuenta de como todo a tu alrededor se va transformando de forma inexorable, súbita e inesperada. No todos los cambios son negativos, si bien la idealización del pasado puede ser motivo de zozobra.

“La vida es cambio y movimiento, te juro que no miento, esa verdad me la ha enseñado el tiempo” ~ Sharif Fernández

El tiempo, verdugo y redentor, nos aboca a enfrentarnos a la adversidad. Es en esos momentos cuando empezamos a ejercitar la resiliencia, la fortaleza de espíritu para resistir el vendaval. Y, ya que el mundo no deja de girar y el tiempo no espera, la única medida es dar más de lo que desesperas. Así, siempre se vuelve necesaria esta capacidad de seguir adelante, pero no ha de funcionar sólo como inercia, también debe implicar la toma de decisiones y la determinación del sentido de tu vida. El camino menos difícil es transmutar el corazón en piedra para seguir adelante. Pero... ¿Acaso adormecer el corazón para no sentir el daño es la respuesta?

Vivir es sentir. Vivir es elegir. El dolor es para todos, y, aunque no sea el mejor ejemplo de ello, éste es un camino que es mejor no recorrer solo. En la vida hay que resistir golpes, pero esa fuerza para resistir también ha de ser un impulso para salir a buscar. Si de algo me he dado cuenta, es de que la vida es una fábrica de oportunidades, aunque los propios filtros mentales, los miedos y la indecisión nos puedan hacer pensar lo contrario. Y vencer a esta ambivalencia, a esta contradicción interna, es el camino requerido para tomar las riendas de nuestra vida. La enseñanza del cambio constante, es que hay que perder el miedo a hacer que las cosas cambien. La vida cambia aunque no te muevas, así que muévete para hacer de tu vida lo que deseas.

“Lo que te cambia la vida no lo eliges, pero sí hacia donde te diriges” ~ Pablo Carrouché

Hay que aprender a saltar, incluso a pesar de la incertidumbre.
Hay que aprender a pedir ayuda donde naufragamos constantemente por nadar en un mar de dudas.
Hay que aprender a tener los pies en el suelo y dar el paso adelante en cuanto se tiene la oportunidad.


Frente a este mismo paisaje en lontananza, comentaba una amiga: —Mira cómo se mueven los árboles (mecidos por el viento)— a lo que repuse: —Sí, bailan sin música, igual que yo.

¿Quién sabe lo que nos deparará el mañana? Sólo pienso en disfrutar de las cosas tal como son y trabajar para adaptarme a esos cambios que están por venir y adaptar el porvenir a eso que quiero ser y conseguir. Lo que tengo claro, es que cuando desaparezca del firmamento para volver al mar originario, quiero que en mi epitafio rece: "que me quiten lo bailao".

Supongo que no existe la analogía perfecta. Al fin y al cabo, cuando te giras, puede que las nubes se hayan marchado, y no queda ninguna marca de su paso, pero... ¿Quién puede negar que esas nubes que pasan por el corazón nos dejan una estela, una lágrima dormida, una huella indeleble...? Soplan vientos de cambio, creo que voy a saltar y voy a dejarme llevar a favor del viento, al menos por esta vez...

¡Nos leemos!

martes, 21 de marzo de 2017

¡Feliz día mundial de la Poesía!



Quería celebrar de alguna manera el día mundial de la Poesía en el blog, así que esta vez he compuesto una canción. Sin más preámbulos os dejo con ella:

La obsesión no deja ver un mientras
Sólo un volátil futuro que no se cumple
Cuando el silencio es algo así como una cuesta
Y cuando te acuestas el corazón arde como una lumbre

Al fin y al cabo el corazón no entiende de cuentas
Aunque a explicarlo de este modo a la mente seduce
La oscuridad se apodera de mentes despiertas
Cuando todo lo ven negro, a todas luces

Me di cuenta de que madurar es no darle vueltas
A reyertas fútiles que sólo te dañan
Que lo que piensen los demás tiene las piernas cortas
Y que las manos de este cuerpo son para escalar murallas

Las circunstancias vienen y van, pero no conspiran
Lo que conspira en realidad es la mente del suicida
En el amor, en la muerte, en la paja y en la viga
Esto es la vida, amigos, no empieza y ya termina
 
Ya no me ruborizo al mirarme en un espejo
Me conozco, me acepto y no me conformo
Que lo mejor de mí siempre viene de dentro
Y la adversidad es un motor con el que me transformo

Y por mí, a las nubes negras pueden darles viento
Yo, que me convertí en mi peor enemigo
Escribiendo venzo a la tristeza y por eso escribo
Que se dé por jodido quien me dé por muerto

Me aburre hasta el infinito su batalla de egos
Enfrentarme a retos es una de mis pasiones
Me pongo como meta superar mis miedos
Y mi lema sigue siendo: «por cabeza o por cojones»

En el país en que se enfundan trajes de pocas luces
Donde se habla de regeneración paleolítica
En el país lleno de críticos carentes de autocrítica
Donde los mismos que le ponen cara, a los distintos les ponen cruces

Donde se habla de cambio haciendo lo mismo
En el país con lo malo de lo nuevo y de lo viejo
Donde está con el agua al cuello hasta el istmo
En el país en que apuntar alto significa apuntar lejos

Hoy me tomo la vida como una fiesta
Y bailo todas las canciones hasta si no me gustan
Prefiero contagiar emociones que hablar de sumas
Y más vale recordar que una sonrisa nunca resta

Me han llamado por multitud de nombres
Me han puesto miles de adjetivos y no todos buenos
Esto es la vida, amigos, manjares y sinsabores
No hagas grandes los segundos y hagas menos de los primeros

Tenemos miedo del camino porque en él hay piedras
Pero es que el camino de la vida es empedrado
Si vives a la defensiva, te sientes por todo atacado
Y así nos hacemos daño con nuestras propias barreras

Y ya sé que ayer fui demasiado ingenuo
Por eso hoy cultivo el ingenio
Es hora de dar un paso al frente y subir al proscenio
Antes de que la arena desgaste otro decenio

Que las palabras dicen del que lo dice pero no de lo que hace
Y que hago para decir con lo que tú sonrías
Que para qué hacer la guerra si podemos hacer las paces
Y que por qué esos van de listos para decir tonterías.


Nos leemos ;-)